Kitrinos Healthcare necesita ayuda urgente. Atraviesa una situación económica difícil que pone en riesgo su permanencia sobre terreno… Si  no consiguen financiación tendrán que empezar a cerrar proyectos. Esto ocurre justo en un momento de expansión en el que le habían encargado la atención sanitaria de varios campos nuevos.

Al parecer la situación de los refugiados en Grecia va quedando en el olvido y cada vez es más difícil encontrar personas o empresas que se comprometan con dotaciones económicas, por otro lado tan necesarias para que Kitrinos pueda seguir prestando sus servicios en los campos.

He hablado con Siyana y cree que los próximos meses serán decisivos, por eso ha lanzado una campaña para recaudar fondos de forma urgente para evitar tener que dejar de atender a tantas personas que necesitan de la ayuda de Team Kitrinos. 

Hoy te dejo su propio testimonio en el que nos pide que le ayudemos a seguir: 

Los refugiados en Grecia necesitan tu ayuda:

Soy la Dra. Siyana Shaffi, fundadora de Kitrinos Healthcare y madre de cinco hijos. Comencé mi carrera en medicina humanitaria en 2015 durante el pico de la crisis de refugiados en Lesbos.

Kitrinos Healthcare se convirtió en una organización benéfica médica registrada en el Reino Unido en 2017 (organización benéfica n° 1172586). Nuestra misión es «aliviar las enfermedades y preservar la salud de los refugiados brindando servicios de atención médica a quienes los necesitan». Con la ayuda de nuestros voluntarios, nuestro trabajo ha crecido a lo largo de los años, y ahora contamos con un equipo dedicado de voluntarios médicos capacitados y personal que trabaja en varios campos en el norte de Grecia y en otro campo en un «punto caliente» en la isla de Leros. A lo largo de los años, nuestra base de datos de voluntarios clínicos ha crecido, con casi 800 médicos y enfermeras dispuestos a atender a estos pacientes. 

Después de regresar de los campos solo hace unos días, mi corazón está lleno de más historias de tristeza y desaliento. Mis mejillas todavía están húmedas con lágrimas de las mujeres con las que lloro, con las manos todavía calientes por sus serios apretones de esperanza, sabiendo que hice una promesa para ellas. Una promesa que, si nada más, al menos compartiría sus mensajes contigo. Una promesa de que no me olvidaría de contar sus historias y recordarle a nuestra comunidad sus realidades estancadas. 

Entre nuestros casos, hay muchos niños vulnerables con discapacidades, mujeres embarazadas, hombres y mujeres mayores, enfermos de cáncer, víctimas de tortura y el consiguiente estrés postraumático, depresión e incluso enfermedades psicóticas. Muchas familias alguna vez sufren de cálculos renales debido al agua potable contaminada con minerales no saludables de muchos años de infraestructura destruida.

El fin de semana pasado, conocí a Muhammad, un hombre de 21 años, ciego de metralla alojado en su cerebro. Su padre, Mahmoud tuvo que elegir entre él, su madre y sus hermanas. Dejó a su familia en Siria y no tiene contacto con ellos, su fe firme de que Dios se encargaría de ellos. Conocí a Khaled, un hombre con una lesión en la pierna que no cicatrizaba bien en su pierna y que no toma analgésicos a cambio de garantizar que su bebé de 8 meses tenga un suministro regular de leche y pañales. Vive en un edificio de la escuela que estaba siendo utilizado como un okupa comunitario, sin embargo, había sido rechazado de los servicios de asilo.

Muchas organizaciones benéficas como la Cruz Roja y Save the Children están abandonando Grecia para brindar atención en otras crisis mundiales. Mientras que los refugiados en Grecia permanecen atrapados en campos sórdidos sin acceso a una atención adecuada, Kitrinos Healthcare tiene la intención de quedarse. Sentimos que tenemos una responsabilidad y un deber de cuidado hacia los menos afortunados, y nos apasiona continuar brindando atención médica a aquellos que están irremediablemente atrapados en esta crisis humanitaria. Sin embargo, somos una pequeña organización benéfica con fondos limitados, y no podemos hacer esto solos. Funcionamos en una fracción del presupuesto en comparación con organizaciones benéficas más grandes. Ahora más que nunca, necesitamos tu ayuda.

Acabamos de comenzar a trabajar en el campamento de Nea Kavala, cerca de Polykastro, un pequeño pueblo a 20 km de la frontera macedonia, hogar de más de 400 refugiados (principalmente sirios). Nuestro objetivo es recaudar inicialmente £15,000 para financiar los costos iniciales (instalación e infraestructura de la clínica, transporte, atención médica y suministros y proporcionar mediadores culturales). Si excedemos este objetivo, utilizaremos el exceso para financiar nuestros costos de funcionamiento para Nea Kavala y otros campamentos en los que trabajamos, incluido el campamento de Leros Island y posiblemente el campamento de Scaramangas, donde 3000 personas enfrentan la posibilidad de vivir sin servicios médicos.

Nuestro trabajo siempre ha sido respaldado por una red comunitaria receptiva. Sin embargo, a medida que nuestra organización continúa creciendo, también lo hace nuestra necesidad de apoyo adicional. Su contribución, por pequeña que sea, es muy apreciada. Puede estar seguro de que tendrá un impacto significativo y directo en nuestro trabajo sobre el terreno. 

Si quieres hacer una donación entra en: 

https://www.gofundme.com/kitrinos-caring-for-refugees

También puedes visitar nuestro sitio web: 

https://www.kitrinoshealthcare.com/ 

Muchas gracias por tu ayuda. Por favor comparte esto para correr la voz!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s